Dios podría ser empañado por Ironman y Robert Downey Jr.: Infinity War por Jose Ruben Amador

Dios podría ser empañado por Ironman y Robert Downey Jr.: Infinity War por Jose Ruben Amador

Titulo del libro: Dios podría ser empañado por Ironman y Robert Downey Jr.: Infinity War

Autor: Jose Ruben Amador

Número de páginas: 20 páginas

Fecha de lanzamiento: October 14, 2018

Obtenga el libro de Dios podría ser empañado por Ironman y Robert Downey Jr.: Infinity War de Jose Ruben Amador en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Jose Ruben Amador con Dios podría ser empañado por Ironman y Robert Downey Jr.: Infinity War

El mundo de hoy se ha vuelto muy paranoico.
Los católicos y sus vírgenes en todas partes nos han arruinado.
En algunos países son normales las apariciones de vírgenes en un árbol… en un pan tostado… en una taza de café.
Por favor!!!

Yo te diré la verdad.
Si Dios se apareciera en algún lugar del mundo, si Jesús se apareciera con todo su poder y cuerpo glorificado lleno de esplendor, y volando, estoy seguro de que alguien inventaría algo al respecto.
Estoy seguro de que alguien ya habría soñado con eso.
Para muchas personas eso representaría la aparición y revelación de alguna nueva religión o secta.
Incluso un acto de Dios de esa naturaleza quedaría completamente empañado con pocas palabras de un hombre.
Si Robert Downey Jr. Dijera:
-Yo y Marvel Comics con una gran inversión y esfuerzo hemos creado un traje real de Ironman.
Ese evento en ese país del mundo fui yo en mi traje. Ese evento se repetirá en todos los países del mundo. Espérenme por ahí.

Y con el mundo tan paranoico en el que vivimos hoy, eso calmaría toda la conmoción que habrá causado el acto de Dios.
Tan fácil así.
Dios no tiene oportunidad.

Hablar de Dios ahora es como hablar de un enano blanco;
Nadie sabe lo qué es.
Los que saben qué es no saben cómo ligarlo a este mundo.
Y los que no saben lo qué es dicen:
-¿A quién le importa?

Así que, para qué continuar con estas líneas?

Yo le pregunte a Dios un día ya cansado de tanto pensar en esto, hastiado, molesto y en ocasiones lleno de tanta rabia que evoluciona en indiferencia y cansancio; yo lleno de rabia y molestia porque yo realmente he sentido que la misión de Dios es estúpida, si acaso él tiene una misión con toda esta locura que rodea a los humanos:
-¿Dios, cómo tú soportas, cómo tú te manejas con tanta indiferencia amarga, oscura e intencional?

Me he preguntado eso por muchos años hasta el punto de que deja de importarme la respuesta a mi pregunta.
Hasta que yo entendí que él es igual a mí.
Dios soporta toda esta situación con el dolor.

Cuando luchas demasiado contra una situación que se convierte en una misión tú pierdes todo lo que te anima para luchar.
Tú pierdes el entusiasmo, las fuerzas, la autoestima y hasta la euforia que te causa pensar en el éxito de tu misión.
Cuando tú pierdes todo, entonces solo te queda el dolor de todo el resultado, y ese dolor es lo único que te hace continuar de pie como un impertinente.

Yo supongo que solo hay una enfermedad de la que Dios padece. Solo se padece de esa enfermedad cuando tú te esfuerzas por algo dando todo de ti y sabiendo que no hay nadie mejor que tú en lo que das y haces.
Esa enfermedad se llama ansiedad.

¿Cómo Dios consiguió este padecimiento?
La fuerza del mal arrastró a los humanos, no a Dios.
El mal arrastró a los humanos con tanta agua que no parece que alguna vez hubo tierra (bondad) en el mundo.
El detalle es que Dios se metió al agua para salvar a los hombres, y entonces es lo mismo con él, él esta nadando contra tanta agua que parece una misión suicida y patética.
Pero es ahí donde entra la gran verdad que guía el corazón de Dios y el mío:

-Si nosotros nunca conseguimos lo que buscamos, tu puedes estar completamente seguro de que siempre lucharemos por ello.