La Hora de los Muertos por Mario Luis Altuzar Suarez

La Hora de los Muertos por Mario Luis Altuzar Suarez

Titulo del libro: La Hora de los Muertos

Autor: Mario Luis Altuzar Suarez

Número de páginas: 7 páginas

Fecha de lanzamiento: July 30, 2017

Editor: Mario Luis Altuzar Suarez

La Hora de los Muertos de Mario Luis Altuzar Suarez está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Mario Luis Altuzar Suarez con La Hora de los Muertos

Sonó en la Catedral, La Hora de los Muertos. Poemario en tributo a las víctimas del terrorismo nuclear: Hiroshima y Nagasaki. En 33 poemas, uno de prólogo, dos de Corolario y 30 en Cinco Soles, el Juez Supremo, alejado de la malicia al ser nonato, recibe a los testigos del Apocalipsis Nuclear.

Fue causado, tal vez por error, por locura o por ambición. Lo narra el escritor y periodista comiteco, Mario Luis Altuzar Suárez, formado en Monterrey y perfeccionado en la Ciudad de México.

Visualiza como “Fueron llegando/ Uno a uno/ Dos a Dios” en el Templo Espacial del Juez alejado de la Malicia por ser un nonato que ejerce su derecho a la vida, con sus testigos de cargo: El Desclavado, Tonantzin, Quetzalcóatl, para sentenciar la continuación de la especie en el Quinto Sol, la nuestra, nuevamente amenazada.

El autor, Premio UNESCO de Literatura 1992, Medalla al Mérito Literario de la LV Legislatura de la Cámara de Diputados, dos Premio México de Periodismo, entre otros galardones, les comparte su obra primigenia presentada en la Sala Manuel M Ponce del Palacio de Bellas Artes, en 1985.

No debemos olvidar que al soltar la bomba Little Boy a 10 mil 450 metros de altura sobre Hiroshima el bombardero estadounidense B-29 llamado Enola Gay, pilotado por el teniente coronel Paul Tibbets, a las a las 08:15 horas del lunes 6 de agosto de 1945, y 55 segundos después, al explotar a 600 metros, encima de la Clínica de Shima, fulminó a 140 mil personas.

¿Por qué? El argumento: Porque los rusos vencen el 30 de abril de 1945 en Berlín a Adolfo Hitler. Dejaría fuera a Estados Unidos en la repartición geoestratégica. Lo sabe Harry S. Truman, presidente estadounidense, y cuatro y medio meses después hace su excesiva demostración de fuerza el 6 y el 9 de agosto y el 15 de agosto, se rinde Japón y concluye la Guerra del Pacífico y por tanto la Segunda Guerra Mundial con el Poderoso Atómico Unipolar.

Empero, Todo es efímero. Y el poderoso imperio debe compartir la bipolaridad al detonar la Unión Soviética su primera bomba atómica el 22 de agosto de 1949, lo que inicia el llamado equilibrio del terror, vigente pese a la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en 1991, y en aumento por el avance científico y tecnológico con la nanotecnología que minimiza en tamaño y acrecienta su potencial destructivo.

Y el riesgo de desaparición es inminente. A las 9 horas del 9 de noviembre de 1979, las computadoras del NORAD del Monte Cheyenne, el Mando Nacional del Pentágono y el Mando Alternativo Nacional (situado en Fort Richie, Maryland) comenzaron a lanzar alarmas de un súbito ataque nuclear soviético de categoría MAO-3. ¡Eran falsas!

Otro botón de muestra: Stanislav Yevgráfovich Petrov un teniente coronel nacido en 1939, evitó el apocalipsis en 1983 al identificar correctamente una alerta de ataque con misiles como una falsa alarma. ¡Y hay muchos casos más!

¡Evitemos, entonces, La Hora de los Muertos!